Displaying 1 entry.

Alquiler de reclinatorios para iglesias

  • Posted on marzo 12, 2014 at 18:52

Llego el momento de ilusionarse por el acontecimiento tan increíble que va a llegar, nuestra propia boda. Es hora de imaginar todo lo que queremos que suceda en ese día tan especial para nosotros y para ello, que mejor que contar con el asesoramiento de un gran equipo de profesionales que se encarguen de organizar todo el acto.

La boda será el acontecimiento más especial para la pareja de novios, y es por ello que este encargo de preparar la boda no se le puede dejar a cualquier, la persona o personas encargadas de tal cometido deben saber muy bien lo que hacen.

Cualquier detalle por insignificante que parezca es muy importante para la boda, desde la decoración floral de la iglesia, pasando por el ramo de la novia, el traje del novio y el vestido de novia, el banquete, las fotografías de la pareja de recién casados, el viaje de luna de miel o incluso los reclinatorios para la iglesia deben saberse escoger.

De la iglesia, lo más importante a supervisar es la decoración floral de la misma, que la acústica y la visión sea optima para el video, que todo el mundo tenga asiento, los reclinatorios, la alfombra roja por la que transitaran los novios y padrinos, etc…

Para la foto de recién casados, es mejor elegir con tiempo un bonito parque con flores y hacérselas de día con buen sol. Si tenemos la mala suerte de que nos llueve durante la boda, será necesario tener un plan B para hacer estas fotos o posponerlo un rato a ver si las condiciones climáticas cambian y nos dan una tregua para hacernos las fotos.

El restaurante es otro de los puntos fuertes de la organización de una boda. Debemos elegir un restaurante que no esté demasiado lejos del lugar donde se celebra el matrimonio, que permita posteriormente la barra libre y el baile y que tenga una buena relación en cuanto a los productos que ofrece y el precio del menú.

Por último el viaje de novios, una elección muy personal que cada cual ya tendrá medio decidida. Personalmente me encanta Europa y los clásicos por eso siempre recomiendo Paris, Roma o la romántica Venecia para completar nuestra boda con un maravilloso viaje en tres ciudades idílicas del viejo continente.